Ernesto Cordero ¿la estocada final a Acción Nacional?

- Por

Y cuando pensamos que no le podía ir peor resulta que sucedió algo. El día 11 de junio por la mañana Ernesto Cordero, Presidente de la mesa directiva del Senado y panista de hueso blanquiazul presentó una denuncia en la PGR por Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, pero cuando el sentido común diría que buscaba ponerle otra piedra a la tan pesada carga de José Antonio Meade, resultó que no, y que dicho extra iría a otra bolsa, la de Ricardo Anaya.

Dirá ud. estimado lector ¿la de Anaya… no son del mismo Partido, es decir, del PAN? pues sí, pero desde que el actual candidato se autoproclamó por la fuerza como contendiente oficial, se deshizo de la competencia que representaban Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle y el mismo Ernesto Cordero e hizo la alianza menos pensada, es decir, con el PRD su enemigo ideológico y el pequeño MC, resultó que se generaron múltiples fracturas. Este movimiento de Cordero no es tan extraño, aunque sí hay que decirlo, fue inesperado, ya que nunca en la Historia Electoral de México, un militante había puesto una denuncia y menos en la PGR en contra del candidato presidencial de su propio Partido. Suena como a una película de Woody Allen, una comedia completamente absurda, pero recordemos que vivimos en México, el país donde todos, en serio, todos los sueños pueden volverse realidad.

La simpatía por Meade

Decía que el movimiento de Cordero no era tan extraño, pues de todos es sabido que fue compañero de trabajo de José Antonio Meade en el sexenio de Felipe Calderón e incluso fue el actual Presidente del Senado quien le entregó la estafeta de la Secretaría de Hacienda al actual candidato del PRI a la Presidencia de la República en septiembre de 2011, para convertirse en Senador un año después, pues Ricardo Anaya literalmente se robó la candidatura del PAN a la Presidencia, por lo que no pudo contender por la posibilidad de representar a Acción Nacional en los comicios presidenciales de 2018.

Cordero, Calderón y Meade

Ernesto Cordero, Felipe Calderón y José Antonio Meade. Fuente: laredsocial-noticias.com

El actual Senador Plurinominal  visiblemente molesto desde noviembre de 2017 manifestó su desagrado por las decisiones de coalición de Ricardo Anaya para conformar el Frente en coordinación con Alejandra Barrales por el PRD (hoy candidata a la Jefatura de Gobierno de la CDMX por la misma coalición) y con Dante Delgado (Presidente Nacional de Movimiento Ciudadano), incluso se aventó a decir que este tipo de acciones le cierra la puerta al PAN para regresar a Los Pinos y que a Anaya le dicen el cerillo porque todo lo que toca lo incendia.

Luego, en mayo de este año manifestó públicamente a través de su cuenta de twitter que votará por José Antonio Meade, ya que le consta que es una persona honesta y de resultados y que nadie está obligado a votar por el candidato de su partido, menos si sobre este pesan acusaciones graves como la de lavado de dinero.

Para nadie es un secreto que Ernesto Cordero no comulga con las ideas y proyectos de Andrés Manuel López Obrador, pero ¿no hacerlo con el candidato de tu propio partido? Esas son palabras mayores.

¿Cómo se debe “arropar” a un candidato?

No es la primera vez que un candidato se impone en su partido en la historia política reciente, pues lo mismo sucedió en 2012 cuando el PRI y el Grupo Atlacomulco impusieron a Enrique Peña Nieto como su candidato presidencial. Las fracciones corporativas del tricolor apechugaron la imposición, por ejemplo, el grupo de los sonorenses liderado por Manlio Fabio Beltrones quien, por cierto, estuvo a un paso de ser el candidato, sin embargo por las acusaciones de presuntos vínculos con el narco, así como el desvío de poco más de $3 mdp a la campaña de la hoy Gobernadora de Sonora Claudia Pavlovich, hicieron que declinara “voluntariamente”. Por otro lado estaban los hidalguenses, liderados por Miguel Angel Osorio Chong, pero tampoco se animó por la silla presidencial y, aunque no se supo mucho, supongo que le ofrecieron la Secretaria de Gobernación, un puesto estratégico para continuar con negocios al interior del Estado de Hidalgo, pues esta dependencia controla todo lo relacionado con la política interior del país.

Osorio y Beltrones

Miguel Angel Osorio Chong y Manlio Fabio Beltrones. Fuente: ajuaa.com

Lo cierto es que al interior del PRI se entendió algo ¿y qué fue? que hay que conservar la unidad. A donde quiera que iba el candidato había mítines gigantescos, asistían gobernadores, legisladores, presidentes municipales, líderes del partido, medios de comunicación locales, todo por arropar al contendiente presidencial, pues como se suponía en aquel entonces y ahora se sabe con seguridad, no sabía como actuar en ambientes no controlados donde estuviera públicamente expuesto a toda serie de reacciones, sin embargo, no se pudo zafar de dos eventos que casi le cuestan la candidatura: su visita al foro “Buen Ciudadano Ibero” en la Universidad Iberoamericana, campus CDMX y la entrevista con Carmen Aristegui en MVS Radio.

EPN en 2012 - Aristegui e Ibero

Peña Nieto en 2012.
Arriba: Entrevista con Carmen Aristegui.
Abajo: En la Universidad Iberoamericana

A pesar de que llenaron de acarreados buena parte del auditorio José Sánchez Villaseñor, no bastó para salvarlo del fuerte repudio del que fue víctima al salir del auditorio, al grito de “la Ibero no te quiere”, “se ve, se siente, Enrique delincuente”“asesino, cobarde” y “fuera Peña” trató de llegar a Radio Ibero donde daría una entrevista, sin embargo su equipo, sin conocer las instalaciones, lo condujo a las puertas de un baño, donde se refugió temporalmente. Posteriormente trotó, caminó, subió y bajó escaleras y no tuvo más remedio que salir al estacionamiento y emprender la graciosa retirada.

La entrevista con Aristegui la estuvo postergando y al ver que los otros tres candidatos (Vázquez Mota, López Obrador y Quadri) sí fueron, no le quedó más remedio que hacer lo propio, aguantar vara y asistir. La periodista, sin piedad, lo cuestionó fuertemente sobre dos eventos: Atenco y Televisa, del primero no salió vivo, pues siguió defendiendo su actuar como Gobernador del Estado de México al pedir la intervención de fuerzas federales que concluyó en múltiples violaciones de Derechos Humanos, abuso sexual a mujeres, violencia injustificada y desmedida y el asesinato de un menor de edad por disparo de una bala de goma que impactó en su cabeza; del segundo fue memorable la respuesta, pues Aristegui lo cuestionó sobre su abrumadora promoción a través de los medios de comunicación de Televisa y fue tanta la presión que el priista terminó respondiendo de la siguiente manera.

Carmen Aristegui: “Haber Enrique te lo pregunto así ¿no le debes nada a Telvisa?

Enrique Peña Nieto: “Absolutamente nada”

Puede checarse la pregunta y la respuesta en el a en el minuto 49:20 en el siguiente video con la entrevista completa.

La importancia de la unidad, lo que no entendió el PAN

Lo hizo el PRI en el pasado y el PAN lo entendió bastante mal, pues el hecho de haber aceptado la candidatura de Ricardo Anaya por la fuerza, hizo que hubieran desbandadas de unos y exilio de otros, por ejemplo, Gustavo Madero, ex-presidente de Acción Nacional y mentor de Anaya, se fue como Coordinador de Gabinete del gobierno de Javier Corral en Chihuahua, perosonajes como Gabriela Cuevas y Germán Martínez salieron del blanquiazul hacia MORENA, Roberto Gil Zuarth a pesar de no haberse salido del Partido, ha manifestado públicamente su simpatía por López Obrador y hace un par de semanas Manuel Espino manifestó que apoyaría a AMLO en los comicios presidenciales.

Espino-Cuevas-Martínez-Gil

Manuel Espino, Gabriela Cuevas, Germán Martínez y Roberto Gil

Con la salida del PAN de dos ex-presidentes nacionales, una legisladora reconocida a nivel internacional y la distancia de otros a pesar de seguir en Acción Nacional e incluso estar buscando un puesto, es algo que manda un mensaje de fractura al rededor de Ricardo Anaya, lo que entienden perfectamente bien militantes y simpatizantes quienes, además, están decepcionados de los gobiernos de Fox y Calderón (un servidor entre ellos).

¿El final?

Los medios pueden decir lo que sea, Anaya puede manifestar todas la fanfarronadas que quiera, los seguidores del candidato pueden seguir exaltando supuestos logros y virtudes, lo cierto es que si la campaña no ha levantado hasta ahora, menos lo hará en menos de tres semanas, por lo que el Frente, a partir del 2 de julio tendrá que acostumbrarse a seguir siendo oposición, y Meade no está tan lejos de la misma situación, pues los números y los resultados de eventos públicos y debates tampoco le favorecen, por lo que no se ve cómo alguno de los dos pudiera sentarse en la silla presidencial, al menos legalmente.

Anaya-Meade

Ricardo Anaya (Por México al Frente) y José Antonio Meade (Todos por México)

Auquella PANadería que con tanto esfuerzo levantaron los fundadores y militantes de antaño fue devastada tan pronto sus herederos alcanzaron el tan anhelado poder presidencial y me pregunto, si estuvieran vivos ¿qué estarían haciendo personajes ilustres como Gómez Morín, Luis H. Alvarez, Castillo Peraza o “Maquío”? Seguramente lo mismo que Cuauhtémoc Cárdenas, retirarse decepcionado de ver que lo que creó fue usado como moneda de cambio para adquirir más poder y si no fue así ¿por qué el PRD aceptó la alianza con el PAN, por qué Barrales dijo sí al matrimonio político con Anaya en lugar de gestionar un frente amplio pero por una izquierda fuerte y unida? Esa, estimado lector, es la pregunta de las mil respuestas, pues al no saber con claridad lo que había en la cabeza de estos respetables personajes, solo nos queda elucubrar, especular y esperar a que la Historia escriba en sus páginas su propia versión.