Desbandada en el Consejo Coordinador Empresarial por disputa con AMLO

- Por

Tal como lo hemos venido diciendo en éste espacio, la reunión entre Andrés Manuel López Obrador y el presidente de BlackRock, el mayor fondo de inversiones del mundo, Larry Fink, marcó un punto de inflexión en las relaciones del candidato de MORENA y la cúpula empresarial, dejando al descubierto que ni todo el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), ni la Coparmex ni la CONCANACO apoyan por completo la dura posición marcada en los primeros desplegados y han ido bajando el tono de sus comunicados, alentados seguramente por las aclaraciones de Andrés Manuel de que el problema era solo con los 5 grandes empresarios que han amasado sus fortunas por medio del tráfico de influencias y al amparo del poder.

El grupo de “los 5” conformado por Claudio X. González, Alberto Bailleres, Germán Larrea, Eduardo Tricio y Alejandro Ramírez habrían sido quienes estuvieron impulsando la idea de una declinación de José Antonio Meade y de todos los demás candidatos hacia Ricardo Anaya en un intento desesperado por detener el tsunami que representa López Obrador y el partido MORENA en estas próximas elecciones.

Sin embargo, las aspiraciones de este muy pequeño grupo de incidir en el proceso para que todo siga igual y poder seguir disfrutando de privilegios indebidos tales como adjudicaciones directas y beneficios fiscales, topó primero con la negativa rotunda del Presidente Enrique Peña Nieto, cuando les expresó clara y contundentemente que con Anaya no y que, en todo caso este movimiento debería arropar a Meade.

Los empresarios sabiendo que el abanderado del PRI no tiene la más remota posibilidad de competir con el puntero, desecharon la idea por completo.

Pasaron entonces a una diferente estrategia, utilizaron su poder económico y su control de las organizaciones empresariales como el CCE, Coparmex y CONCANACO para fingir un rompimiento y confrontación con el candidato morenista, simulándose ofendidos por las declaraciones de Andrés Manuel sobre la “minoría rapaz” que no quiere “dejar de mandar”. Y decimos simulada porque los mismos empresarios saben que las acusaciones de Obrador son ciertas.

Pese a lo anterior, el resultado de la conversación entre López Obrador y Larry Fink los puso en verdaderos aprietos, pues eso significa que el Gran Capital internacional no solo no condena la candidatura de Andrés Manuel, sino que estarían dispuestos a trabajar con él en el gobierno del cambio.

Alejandro Ramírez Cinépolis

Esto provocó que algunos de los miembros del grupo de “los 5” repensara su posición y analizara el asunto desde la perspectiva de sus propios intereses, personales y como empresa, y que ya no se dejaran manipular por un discurso quizá falto de fundamento y que esconde eso sí en realidad un odio irracional hacia el tabasqueño, rompiendo así la unidad del grupo y con otras ideas en mente fue que el primero de ellos, Alejandro Ramírez presidente de Cinépolis decidió reunirse con Gerardo Esquivel, asesor económico externo de López Obrador, quienes conversaron a lo largo de 3 horas ( Salvador García Soto, El Universal 10/05/2018).

El segundo en romper filas fue Eduardo Tricio, presidente del Grupo LaLa quien se habría reunido con Alfonso Romo el jueves 10 de Mayo, plática que suponemos se daría para limar asperezas entre el empresario y Andrés Manuel, pues no existe ningún otro asunto que tratar con el también asesor de López Obrador. ( Revolución 3.0 10/05/2018).

Eduardo Tricio LaLa

A todo esto agregamos la muy reciente publicación del reporte 2017 de la consultoría Oxford Business Group (OBG) donde detalla su más reciente barómetro de negocios que, para sorpresa y quizá desilusión de los restantes empresarios del grupo de “los 5”, Claudio X. González, Germán Larrea y Alberto Bailleres, furibundos anti obradoristas desde 2006 cuando recordamos que financiaron e impulsaron la campaña negra de “AMLO es un peligro“, desatada con tal derroche de recursos y con tanta intensidad que hoy 12 años después seguimos sintiendo sus efectos, claro que no sin un fuerte impulso de ellos mismos para volver a propagarla.

Decíamos que el barómetro de negocios publicado por OBG revela que los presidentes de las grandes multinacionales y de varias grandes empresas nacionales ven un clima de negocios muy favorable y son más optimistas que a finales de 2017, 73% tienen intención alta o muy alta de invertir en México en los próximos 12 meses.

Es importante recalcar que los entrevistados por OBG han cambiado radicalmente su percepción sobre Andrés Manuel López Obrador en tan solo unos pocos meses, pasando de verlo como un riesgo catastrófico a principios de 2018 a considerarlo un líder pragmático y que en su gestión al frente de la CDMX “no le fue tan mal” según explica Harry Van Schaick, editorial manager de OBG.

OBG 2017

También es importante hacer notar que las preocupaciones de los grandes empresarios y del Gran Capital están muy distantes y no tienen la menor relación con lo que preocupa al pueblo, por lo que no debemos permitir que sus opiniones influyan en nuestras decisiones. Lo que más preocupa a los empresarios es que pueda haber políticas económicas anti empresariales, con un 24%, mientras que la lucha contra la corrupción y la violencia les preocupa solo al 6% de ellos, y la disminución de la desigualdad tan solo al 4%.

Lo anterior nos da una idea acerca que la corrupción, la violencia y la desigualdad que sufrimos la mayoría de los ciudadanos de estos empresarios, que tanto ruido hacen les tiene prácticamente sin cuidado, mientras las políticas económicas no afecten sus intereses ( Bárbara Anderson, Milenio, 11/05/2018).

Como podemos ver el “enfrentamiento” tan sonado de Andrés Manuel con “los empresarios mexicanos” no fue tal, que realmente se reducía a 5 poderosos empresarios preferidos y cobijados por el gobierno quien les otorgaba contratos sin licitación y les perdonaba impuestos y de ahí su feroz resistencia a la llegada de un gobierno que cortará de tajo esos indebidos privilegios.

Sin embargo, ese grupo se está disolviendo, pues aún entre ellos hay quienes son más y mejor beneficiados que otros, dejando solos a los tres más rapaces, más ambiciosos y que mayor daño han hecho a México. Pero hasta ellos deberán reconsiderar su posición, si no quieren que los grandes capitales como BlackRock los dejen no solo fuera de los privilegios, sino también de los negocios, pues las grandes multinacionales al parecer están dispuestas a jugar en un México con nuevas reglas mas socialmente comprometidas.